Disco Eterno: Neil Young & Crazy Horse – Ragged Glory

Spread the love

A veces ocurre que hay discos que se convierten en tu favorito por arte de magia, sin explicación aparente. ¡Zaaaas! Te atrapan y ya está. Y ahí se quedan, en tu memoria para siempre, recordando cosas, lugares, personas.

Llegue a Neil Young a través de la música de Pearl Jam. Ellos lo mencionaban muy seguido como su modelo a seguir musical y personalmente, incluso hicieron una gira con el y fueron la banda de acompañamiento para su disco “Mirror Ball”.

“Ragged Glory” salió a la venta en un otoño de 1990, un año antes de que “Nevermind” sacudiera el mundo y se explotara la imagen y la palabra “grunge”. A Neil como a Bob Dylan nunca les intereso saber lo que se decía ellos en los periódicos y en la televisión,  lo llamaron el “Padre del Grunge”, esos sucios sonidos que le sacaba a su guitarra desde “Rust Never Sleeps” fueron de gran influencia para todas las bandas que generaron el sonido de Seattle.

Hablar de “Ragged Glory” no solo es hacer un largo salto en la carrera musical de Neil, tres décadas atrás cuando terminaba con Buffalo Springfield y comenzaba un largo camino en solitario que lo ha llevado a ser uno de los personajes más imprescindibles del rock n roll. Este disco marco el camino musical que Neil seguirá después de los noventas, la del rock más enérgico y crudo, la de la potencia en directo y composiciones monstruosas de 10 minutos.

El torbellino de Crazy Horse volvió al ruedo en 1990. El encuentro de Young con ellos fue cuando estos se hacían llamar The Rockets, Billy Talbot, Ralph Molina y Danny Whitten, formación que se volvió predilecta para los conciertos y grabaciones. En 1972 Danny Whitten falleció por una sobredosis. Frank Sampedro entro a la banda en 1975. Con encuentros y desencuentros Crazy Horse se reunía unos cuantos años para grabar. En abril de 1990, se encerraron en el estudio de Young y en una semana compusieron las bases del disco.

David Briggs fue el productor y el responsable de la mezcla final, sin embargo el ingeniero John Hanlon le dio un solido consejo a Briggs. “Graba todo y no pierda un maldito segundo”. El poderoso sonido que salia del estudio era más poderoso que la voz de Dios.

Ragged Glory fue el retorno de la mejor banda de garage del planeta. Latigazos de riffs y distorsiones que dieron paso al grunge y a las mejores canciones de rock de Young. Lo que se aprecia del disco es su espontaneidad, la vibra del palomazo grabada directamente a la cinta. Grandes canciones y nada de relleno.

El disco no tiene nada que ver con clásicas joyas como “Harvest” y “Times Fade Away”, “Ragged Glory” es la continuación de discos como “Tonight’s the Night” y “Zuma”. Es fuerza, potencia y sobre todo ROCK en toda su acepción. Destila nervio y fuerza desde las primeras notas de Country Home hasta Love and Only Love, me parece que este álbum parece ser la recomendación perfecta para adentrarse en la etapa eléctrica de Neil con temas inolvidables que una vez que escuchas no se te olvidan en la vida (Over and Over, Love to burn). Fuckin´up es un huracán y la versión de Farmer John con Young cantando aquello de Farmer John I´m in love with your daughter ( y esos coros tan rudimentarios y entrañables) lo hacen único.

La portada no es una obra de arte, pero bien se podría empezar desde ahí, con una foto de 4 tipos enchufando sus instrumentos y dando una sensación de encontrarse en un espiral de sonidos gigantescos que parecen no tener fin, guitarras que se cruzan una y otra vez y corren como un caballo desbocado, tal vez no sea cierto pero es lo que me transmite, esa sensación de sencillez cuando el tornado se acerca, sin alardes ni retoques.

Ragged Glory tiene eso, intensos riffs que llegan directamente al corazón más que al cerebro.

No tan sólo es uno de los mejores discos de los noventas sino uno de los mejores de toda su historia musical. Neil Young y sus brillantes letras recorren el disco de una manera melancólica sobre la amistad, el paso de los días y los buenos tiempos que no volverán. Neil sabe muy bien como cerrar un álbum con clase y el final con Mother Earth parece un mantra.

Lo más increíble de Neil Young y Crazy Horse es que siguen rodando como hace 20 años, el tiempo les ha pasado factura pero no están cansados, siguen cabalgando como caballos locos.

Ragged Glory un Disco Eterno.

  1. Country Home
  2. White Line
  3. Fuckin’ Up
  4. Over And Over
  5. Love To Burn
  6. Farmer John
  7. Mansion On The Hill
  8. Days That Used To Be
  9. Love And Only Love
  10. Mother Earth (Natural Anthem)

 

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *