Hablemos de Blues. Hablemos de Bukka White

Fue gracias a The Rolling Stones que llegue a muchos músicos de blues, claro el primero como en todo fue con Robert Johnson, pues quede completamente fascinado la primera vez que escuche la versión stoneana de “Love In Vain”, simple, directa y estremecedora, eran mis primeros pasos en el blues. De esto continuo una ferviente admiración al género y sus intérpretes así como también a las satánicas majestades. Antes de llegar a Aberdeen, Missisippi y escuchar a Bukka White, tuve que hacer otro descubrimiento, pues el álbum debut de Bob Dylan de 1962 trae consigo canciones de Blind Lemon Jefferson, Blind Willie Johnson y una cruda versión de “Fixin’ To Die” que me dejo helado por la agresividad y la herviente  voz de Dylan, algo que nuevamente voló mi cabeza, pues era algo nuevo para mí, no era un Dylan familiar, pues comencé a conocer  su música en su etapa eléctrica. Curioseando como siempre en los créditos del disco, note que esa poderosa “Fixin’ To Die” estaba acreditada a un hombre llamado Bukka White.

Nacido en Houston, Mississippi en 1906 de y nombre real Booker T. Washington White. Bukka White es uno de los músicos más reconocidos dentro del country blues. Sus extraordinarias grabaciones y composiciones tienen una increíble fuerza y energía que pocas veces se ha visto igualada. Su manejo de la guitarra, el slide y el Delta Blues lo colocaron como una de las leyendas del género. Admirado por artistas como Canned Heat, Bob Dylan y Robert Plant.

Los primeros comienzo de Bukka con la música del diablo, provinieron de su padre, John White, quien era un músico muy versátil, según contaba el propio Bukka. A temprana edad comenzó a interesarse en la guitarra de su viejo y pronto fue capaz de descubrir su propio ritmo y sonido. Se fue de casa y comenzó  su aventura, apostando su vida por la música, recorriendo el mundo en un viaje que tuvo desafortunados tropiezos con la ley y que término de vuelta en Mississippi en 1977.

Bukka paso un tiempo con un tío y descubrió que tocar tenía muchos beneficios, uno de ellos, claro, atraer chicas guapas. Durante ese tiempo estuvo en contacto con la leyenda del Delta Blues, Charley Patton, donde mejoro sus habilidades como músico y comenzó a incursionar en la liga de béisbol para negros así como empezó a tomar clases de boxeo.  En 1922 se fue a probar suerte a Chicago donde toco junto al guitarrista ciego Johnny Smith, pero en 1923 ya estaba de regreso en su hogar con un estilo y una mejor comprensión de la interpretación del blues y la guitarra. En 1930 el y Napoleon Hairston grabaron algunas canciones para Victor Records, de esas grabaciones solo se lanzaron dos discos, que fueron más que suficientes para posicionar a Bukka entre los mejores bluesmans de estos tiempos.

Un compañero de banda de Bukka en los 30’s fue ‘Bullet Williams’ un entretenedor y harmonicista, que si bien en ocasiones llegaba a los conciertos, era más rápido que se durmiera e intoxicara, por lo que Bukka tenia que terminar el show solo, una situación que lo ayudo a mejorar sus presentaciones y su estilo vocal.  No fue hasta 1937 cuando se le presento una nueva oportunidad de grabar de nuevo cuando Big Bill Broonzy lo invito a Chicago para tocar con Lester Melrose. Para ese tiempo, White se había involucrado con varios problemas con la ley, uno de ellos fue que le disparo a un hombre en defensa propia cuando viajaba con un amigo en la carretera y fueron emboscados. Mientras esperaba ser juzgado, White se brinco la fianza y se fue a Chicago a grabar, para después ser aprendido y llevado de vuelta a Mississippi, donde fue sentenciado a 3 años de prisión, para la suerte de Bukka, su disco “Shake ‘Em On Down” había comenzado a convertirse en un éxito. White fue un prisionero modelo, popular entres los presos y guardias se ganó el apodo de “Barrelhouse”, sobrenombre que utilizó para grabar dos temas dentro de la cárcel,  para la Librería del Congreso. Fue liberado en 1940  donde inmediatamente regreso a Chicago con Lester Melrose a continuar grabando docenas de temas country blues con Washboard Sam. Regresando a Mississippi toco junto a Frank Stokes y Walter Horton. Estas grabaciones se convirtieron en el material esencial de toda su carrera, canciones como “Aberdeen, Mississippi Blues”, “Parchman Farm Blues”, Good Gin Blues” y “Fixin’ To Die” ya son clásicos del Delta Blues. Para 1952 estuvo involucrado en otro incidente de asesinato y paso 6 meses en prisión.  Poco después de su liberación, Bukka desapareció del mapa musical y comenzó a trabajar en un fabrica durante los años de la segunda guerra mundial.

En 1961 se editaba el disco debut de un joven llamado Bob Dylan, en el contenía una versión de “Fixin’ To Die Blues”, para ese entonces Bukka White era un extraño para el mundo de la música, pero algunos curiosos se preguntaron por la persona que aparecía en los créditos como el autor original de la canción. Ese mismo año Ed Denson y John Fahey, dos arduos fanáticos del blues,  se dieron a la tarea de averiguar si White aun seguía con vida y enviaron una carta a Aberdeen, Mississippi, dirigida a “El viejo cantante de blues Bukka White” con la esperanza de tener alguna respuesta de alguien que lo hubiera conocido. Para la buena suerte, uno de los familiares de Bukka trabajaba en la oficina postal de Aberdeen y le dio la carta a White, quien ahora residia en Memphis.

El re-descubrimiento de White con la ayuda de Fahey y Denson lo llevaron a comenzar una gira donde interpreto su primer álbum. Todo fue rapido. Bukka comenzo a escribir y componer de nuevo celebrando su nueva fortuna lanzó el tema “1963 Isn’t 1962 Blues” y de ahí continuaron 3 nuevos discos de material original que se compilo en el álbum “Sky Songs” nombrado así por un dicho de Bukka sobre subir al cielo y arrancar canciones. El proceso de volver a acturar en vivo fue problemático al principio, debido a que tuvo que aprender de nuevo a tocar y cantar todo su repertorio y las compociones que habia grabado con Lester Melrose. Debido a su extraordinaria habilidad con la guitarra, su sentido del humor y su energía,  fueron estos años los más productivos de su carrera. White no había aparecido en los escenarios por más de diez años y rápidamente ya estaba embarcando tres giras por Europa con numerosas apariciones. Participo como uno de los actos principales en el festival Blues Caravan, continuaron más presentaciones, 5 discos de estudio, 7 recopilaciones y diversos  sencillos.

Establecido con su tercera esposa y varios hijos, White era contemporáneo de varios músicos originales del Delta y del Memphis Blues, situación que lo colocaba como una persona de edad avanzada pero que ciertamente no lucia como sus colegas de los 20 y los 30.  Disfruto de su reconocimiento en el circuito de festivales de blues y de folk de la década de los 60. Para 1970 y un poco aburrido de seguir como un bluesman acústico. Viendo el éxito que Howlin’ Wolf había tenido con la guitarra eléctrica, decidió que era tiempo de ir con la corriente y enchufarse a lo eléctrico como  su reconocido primo B.B. King, otro legendario hombre del blues. Pero viendo la reacción que tuvo el publico hacia Bob Dylan por ir del folk a lo eléctrico, White decidió quedarse en los festivales folks y cafés hasta el final de su carrera. Aunque declaro que hubiera amado tocar la guitarra eléctrica y ser el líder de su propia banda.

Algunos consideran que el trabajo inicial de Bukka White es el más sobresaliente, pero esto no es del todo cierto o justo. Su disciplina como músico lo llevo a grabar decenas de nuevas canciones usando las más simples melodías sin perder su estilo único. White retrato perfectamente sus experiencias de vida rural en sus canciones, con letras atinadas y una guitarra con un ritmo propio y estruendoso. Trenes, alcohol, sexo, la prisión y la muerte eran temas de comunes de sus canciones. Fue en esa balacera en Missisippi cuando le disparo a otro hombre, burlo la ley y corrió a Chicago a punta de pistola para grabar sus canciones más emblemáticas, canciones autobiográficas, duras y unas gemas para todos los coleccionistas del blues. No muchos podían combinar la belleza, la crudeza y aspereas de la vida como Bukka White. Esto atado a su atractiva personalidad y humor, no es de extrañarse que se convirtiera en uno de los favoritos del revival del blues de 1969 y 1970. Blues en estado esencial y lo más sorprendente, todo grabado en una sola toma.

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *