Adiós a Jerry Lee Lewis, la última leyenda del Rock N’ Roll

Jerry Lee Lewis, el pionero del rock n roll conocido como “The Killer”, murió a la edad de 87 años. El publicista de Lewis confirmó la noticia de la muerte del cantante. La séptima esposa de Lewis, Judith, estaba a su lado cuando murió en su casa en Mississippi.

Lewis es conocido por éxitos como “Shakin’”, “High School Confidential” y “Great Balls of Fire”.

La muerte se lleva hasta al más salvaje.

El último hombre de pie, el asesino, el que cambió el rock and roll y e influenció a muchos pianistas. Jerry Lee Lewis ha abandonado el edificio.
The Killer ha muerto a la edad de 87 años.
Sam Philips, el fundador de Sun Records, y el productor que también descubrió a Elvis, Howlin’ Wolf, Johnny Cash, Carl Perkins y Roy Orbison, llamó a Lewis “el hombre más talentoso con el que he trabajado, blanco o negro… uno de los seres humanos más talentosos para caminar en la tierra de Dios”.

Nacido el 29 de septiembre de 1935 en Ferriday, Luisiana, Jerry Lee Lewis creció atrapado en un dilema  sobre la música y la moralidad, dividido entre su educación religiosa y un ardiente deseo de bailar. Su madre era una predicadora pentecostal que desaprobaba la música s; a su primo, el predicador evangélico influyente y eventualmente infame Jimmy Swaggart, también le gustaba condenar “la música del diablo”.

Pero cuando Lewis tenía solo ocho años, su padre (que había estado en prisión por contrabando de alcohol), sacó una hipoteca en la granja familiar para comprarle un piano al joven Jerry. Y creció colándose en los clubes negros, escondiéndose debajo de las mesas hasta que lo echaron.

En un documental de 1987 llamado I Am What I Am, Lewis describió la música que escuchó allí: “Algo diferente: era blues y era una especie de rock. Me encantaba el blues. Era algo real. Pensé que yo también era real”.

Aprendió a tocar por sí mismo, combinando los ritmos boogie de los clubes negros y algo de lo que escuchaba los domingos en su iglesia pentecostal. La religión influyó más que la música; este fue un momento en que el rock ‘n’ roll se consideraba francamente demoníaco.

A fines de 1956, Lewis firmó con Sun Records de Sam Philips, el sello discográfico de Memphis que se volvió legendario y donde sus compañeros de sello incluían a Elvis Presley y Johnny Cash. Al principio, era un acompañante oficial de artistas como Carl Perkins, pero esa proximidad significó que también tocó en una sesión única legendaria en diciembre de 1956 en Sun Studios.

Tocando junto a Presley, Cash y Perkins, Lewis formó parte del cuarteto de una noche que se conoció como el “Cuarteto del Millón de Dólares”, que inspiró un musical del mismo nombre nominado al Tony que se estrenó en Broadway en 2010.

Cuando Lewis tenía 25 años, alcanzó el oro con un éxito que definió su carrera: “Whole Lotta Shakin’ Goin’ On”. Era una canción grabada por primera vez en 1955 por un artista negro, Big Maybelle, para Okeh Records (un lado que fue producido, en particular, por un joven prometedor, Quincy Jones). Pero fue la versión rockabilly de Lewis, lanzada en 1957, la que se convirtió en un éxito en las listas de éxitos y puso un piano en el centro del rock ‘n’ roll.

El resto es meramente historia de la música.

Si sueles visitar esta página, ya debes saber lo que Jerry Lee Lewis significa para el rock n roll.

“The Wild One”, el salvaje personaje de la primera era del rock. El que vivía entre pianos, incendios, controversias y mujeres. El que fue cancelado de la radio y de las giras.

La reputación de hombre salvaje de Lewis consolidó su apodo, “The Killer”, ganado por su hábito de describir a sus conocidos con la jerga de Luisiana “Killer”, además de que el propio Lewis decía que era “El asesino” porque nadie podía seguir tocando después del él. El show de Jerry Lee era euforia, baile y locura.

Otro momento infame de “asesino” involucró a Berry. Cuando los estaban de gira, Lewis se opuso a que Berry tocará después, por lo que prendió fuego a su piano después de su actuación con las palabras: “Sigue eso, muchacho”. Mientras tanto, Lewis fue arrestado en 1976 después de que apareció borracho en la casa de Presley en Graceland en Memphis con una pistola cargada en el tablero de su automóvil.

Lewis grabó 40 álbumes de estudio, el más reciente fue Rock & Roll Time en 2014. Su álbum anterior, Mean Old Man, alcanzó el Top 30 de EE. UU. en su lanzamiento en 2010 y presentó duetos con estrellas como Mick Jagger, Sheryl Crow, Willie Nelson y Eric Clapton.

En 1986 se convirtió en uno de los primeros miembros del Salón de la Fama del Rock and Roll. Después de la ceremonia, se le atribuye el inicio de sesiones de improvisación improvisadas, que se ha convertido en una tradición del Salón.

Lewis encarnaba la obstinación, el espíritu malévolo y mal visto de la época, la violenta y la locura al límite. Abusaba de mujeres, jugaba con armas y disparaba a hombres; conducía por las carreteras del sur ciego y borracho con su pistola cargada. Sin embargo, en el vívido contraste entre del hombre y la grandeza del artista, los denominadores comunes fueron su fenomenal energía y admirable confianza en sí mismo.

será recordado por su vida de delirio, pero su legado captura el momento musical en los albores del rock’n’roll, cuando un talento incomparable era intoxicante y pegajoso. Cuando disparó y puso de cabeza al viejo orden.

The Killer represento y desafío al mundo desde su piano en el estudio y en el escenario.

La última leyenda, el último hombre de pie.

Rock In Peace

Viva Jerry Lee Lewis.

Comments

comments