Tim Burton tiene una extraña obsesión por decidir quienes son los artistas “genuinos” y quienes son los artistas “falsos”. En celebré cintas de Beetlejuice, el director aborda en algunos personajes el tema de los creadores pretenciosos fascinados por comprar arte llamativo, pero hueco. La hija adolescente es la heroína y forastera gótica que está obsesionada con la muerte y no tiene amigos entre los vivos.
En la última década, las películas de Burton han dado un giro y han perdido su toque excéntrico que lo colocó como uno de los directores promesa del cine fantástico. Mirando para su trabajo de los años noventa, destaca rescatar su homenaje al extravagante cineasta Ed Wood, en su película del mismo nombre de 1994. En el mundo de Hollywood, Wood ha pasado a la historia como un personaje pintoresco, estrambótico y ambicioso que se ganó el apodo de “El peor director de la historia del cine”. Sus películas más famosas como “Glen o Glenda” (1953), Bride of the monster (1955) y “Plan 9 from outer space” (1959), hoy son consideradas como cintas de culto por el fracaso en taquilla, errores en las grabaciones y el limitado presupuesto con las que fueron filmadas. A pesar de los monumentales obstáculos y dificultades técnicas, Wood revivió la carrera del legendario Bela Lugosi, actor de películas de los años treinta e instauró una nueva narrativa en la ciencia ficción y el terror que años más tarde dio vida a las conocidas películas de serie B o de bajo presupuesto.
En ‘Ed Wood, Burton retrato de la mejor manera posible, el raro encanto y genio de Wood, que fue interpretado por Johnny Depp. La película es un agradable vistazo al proceso creativo de un loco en las manos de otro. En la cinta también se muestra el complicado carácter del director, al aprovecharse de sus personas de confianza para lograr terminar sus trabajos. Para Tim Burton esto fue importante y es en parte la esencia de lo grandioso y lo absurdo del espectáculo. La película es una genuina carta de amor para el cine y para Ed Wood, donde vemos los momentos decisivos e importantes basados en la visión de hacer realidad sus sueños.
Esta fue la primera película de Burton, después de la muerte de su ídolo. La admiración y amistad entre Béla y Ed es un bonito espejo entre Burton y Price.
Burton había comenzado a trabajar en un documental llamado “Conversaciones con Vincent”, sobre su vida y carrera, pero quedó en el guardado después de la muerte del actor. En algunas declaraciones posteriores, el director ha dicho que ha considerado volver a editar el documental, pero el proceso es muy emotivo y es probable que nunca salga a la luz. En cierto modo, Ed Wood fue el verdadero tributo a Vincent Price y los creadores y artistas originales y fuera de la línea convencional. El guión, las actuaciones y el uso del blanco y negro, es el combo perfecto que Burton utilizó para adentrarnos en el desastroso set y la mente de Ed Wood. Y donde recalca que el arte no pertenece a los creadores, ni a la industria, ni a los intelectuales, ni a los fans, si no a los devotos y apasionados, los que encuentran un lugar y espacio para expresarse y tal vez, aunque sea un poco, mover el mundo.
Si a usted gusta del cine, de las historias inspiradoras y las biografías, Ed Wood materializa los sueños a cualquier costo, la actitud alegre
antes las adversidades. Aún con la reputación que le precede, Ed Wood se mantuvo como un creador original y perseverante. No es el peor cineasta de la historia. Le encantaba hacer películas y eso es todo lo que un aspirante a cineasta debería tener siempre en consideración más allá de la habilidad y el talento.
Aún al final de su carrera, Wood logró hacer películas en Hollywood y se ganó su lugar en la historia del cine.

Hits: 123

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)

Twitter
Instagram
Follow by Email